Observaciones sobre la situación actual del Sistema Integrado de Información para el Posconflicto (SIIPO)

Fecha de creación: 07/ 2020

Documento de trabajo 23

El objetivo del presente documento consiste en realizar un balance sobre el estado actual de construcción del SIIPO a partir de lo proyectado en la página web https://siipo.dnp.gov.co/inicio del Departamento Nacional de Planeación. Esta valoración se realizará para cada uno de los puntos del Acuerdo y para los enfoques transversales de género y étnico, y estará acompañada por un análisis detallado en matrices de cada uno de los indicadores que componen el SIIPO y que se derivan del PMI.

Observaciones sobre la situación actual del Sistema Integrado de Información para el Posconflicto (SIIPO) Aunque el SIIPO fue creado formalmente en 2017, tan solo tres años después de la puesta en marcha del Acuerdo de Paz, se cuenta con una herramienta de acceso público que permita reconocer y valorar el estado actual de su construcción. Es en el marco de este avance que el Centro de Pensamiento y Diálogo Político (CEPDIPO) pretende realizar aportes para fortalecer el SIIPO en la perspectiva de garantizar la materialización de los objetivos que se le han encomendado. Tales aportes se pueden sintetizar en los siguientes puntos:

1. Existe una total correspondencia entre los indicadores descritos en el SIIPO y los indicadores establecidos en el PMI. Sin embargo, muchos indicadores no cuentan con información que les permita hacer seguimiento; algunos presentan avances del 100% sin que se hayan logrado plenamente las metas, y otros valoran los objetivos como cumplidos señalando la simple intención del gobierno de cumplir con lo acordado y sin que los mencionados objetivos se hayan materializado realmente. Estas debilidades, particularmente notorias en lo referente a los puntos del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS), la Reforma Rural Integral (RRI) y la Participación Política, pueden ser consecuencia de los indicadores que se definieron en el PMI. Por esta razón, urge la actualización y revisión de este documento. Vale recordar que el Decreto 1417 de 2018, que fija las funciones de las Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación de la Implementación (CSIVI), establece en su artículo 2 que una de las funciones de esta instancia consiste en “Establecer los parámetros para la revisión anual del Plan Marco de la Implementación del Acuerdo Final, con el fin de recomendar los cambios a que haya lugar”.

2. La revisión específica de los indicadores indica imprecisiones en la medición y construcción de mismos, pues hace falta establecer y mostrar líneas base, metas anuales y metas totales que permitan entender y verificar las valoraciones que se pueden extraer del sistema. Esto se evidencia con fuerza en los indicadores relativos al enfoque de género y a la RRI. Es importante adjuntar a los indicadores los documentos o soportes que le brindan sustento a la valoración realizada.

3. Para el seguimiento adecuado de varias estrategias y pilares del Acuerdo de Paz se requiere formular nuevos indicadores. Este es el caso de los Planes Nacionales de Reforma Rural Integral y de los Planes de Acción para la Transformación Regional (PATR). También es fundamental en el Punto 5 en relación con las acciones de la Jurisdicción Especial para la Paz, la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas.

En el punto de reincorporación se advierten discrepancias entre los indicadores definidos en el documento Conpes 3931 de 2018 (Política Nacional para la Reincorporación Social y Económica de exintegrantes de las FARC-EP) y aquellos que componen el PMI y el SIIPO. La formulación de los nuevos indicadores debe realizarse en el marco de la CSIVI respetando el espíritu del Acuerdo.

4. Algunos indicadores se consideran cumplidos con la expedición de normas, documentos, planes o estrategias. Sin embargo, el seguimiento estricto a la implementación implicará valorar la ejecución de las estrategias contenidas en tales documentos y la manera como afectan el cumplimiento de lo acordado. Este es un punto sensible en los asuntos de participación política, condiciones de seguridad para el ejercicio de la política y puesta en marcha del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR). En el caso de la reincorporación social y económica, la formulación de planes y programas para la reincorporación tiene la misma ponderación que los indicadores que dan cuenta de la implementación real y eficaz de esos mismos planes y programas.

5. La valoración de algunos indicadores se sustenta en políticas gubernamentales que van en contravía de los principios del Acuerdo. Por ejemplo, en la valoración de la gestión de las entidades públicas que forman parte de la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad (CNGS) se incluyen políticas gubernamentales, como la Política de Seguridad y Defensa, el Plan de Acción Oportuna (PAO) y el Marco de Protección y Garantía para los Líderes Sociales y los Defensores de Derechos Humanos. Todas estas, iniciativas que contradicen lo acordado y que terminan sustituyendo y desconfigurando las funciones de la CNGS. A ello hay que agregar la falta de claridad conceptual —que debería ser acordada al interior de la CSIVI— para definir los indicadores y hacer seguimiento a la puesta en marcha del Sistema Integral de Seguridad para el Ejercicio de la Política y la disminución de los asesinatos y violación de los derechos humanos de líderes y lideresas.

6. Se requiere desagregar la información en el nivel territorial. Para los indicadores asociados a la implementación de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) y los PATR es importante que el seguimiento de la información muestre en cuáles municipios se realizaron las intervenciones, con qué iniciativas y con cuáles objetivos. Esto en un contexto en el que se puedan valorar los impactos territoriales del Acuerdo en concordancia con sus principios, integralidad y propósitos. En el caso del punto de “Solución al Problema de las Drogas Ilícitas” se evidencian problemas en términos de la desagregación de los datos de acuerdo con el enfoque étnico, territorial y de género.

7. Es urgente avanzar en la definición de los indicadores relacionados con la implementación del enfoque étnico. Este es uno de los aspectos sobre el que menos información se tiene y que requiere de un trabajo concertado con la Instancia Especial de Alto Nivel con Pueblos Étnicos. Teniendo en cuenta la integralidad del Acuerdo y del PMI, estas definiciones deben ser discutidas también en la CSIVI.

8. Se mantiene el desafío de articular el SIIPO con otros sistemas de información y seguimiento presupuestal y contractual. El documento Conpes 3932 de 2018 insistía en que el Departamento Nacional de Planeación enfrentaba el reto de fortalecer el SIIPO “a través de su articulación e interoperabilidad con los sistemas de información existentes que hacen seguimiento a los avances de las políticas públicas, a los recursos de inversión y de funcionamiento, y a la cooperación internacional no reembolsable” (p. 14). En particular, resulta urgente establecer una clara articulación entre el SIIPO y la financiación de la implementación en términos de las fuentes y objetos de las inversiones efectuadas desde el año 2017.

Por tal motivo, urge articular el SIIPO con el Trazador Presupuestal para la Paz. En este punto la acción del DNP es fundamental, pues es la entidad encargada de operar tanto el SIIPO como el Sistema Unificado de Inversiones y Finanzas Públicas (SUIFP).

9. A esto debe agregarse la importancia de definir una estrategia de comunicación que le permita a la sociedad apropiarse del SIIPO y conocer de manera transparente y profunda el estado real de la implementación del Acuerdo de Paz.

Las matrices que se presentan al finalizar las consideraciones generales de cada uno de los puntos del Acuerdo permitirán realizar un análisis detallado de los indicadores incluidos en el SIIPO. Este ejercicio permitirá argumentar que su fortalecimiento pasa por una revisión detallada del PMI, pues las realidades de la implementación han desbordado los supuestos presupuestales, de planeación y de seguimiento sobre los que se construyó dicho documento en el año 2016.

El documento concluye subrayando que el SIIPO constituye solo uno de los componentes del denominado “Portal para la Paz” que fue creado mediante el Decreto 1829 de 2017. Y que dicho portal, en lugar de servir de instrumento para la promoción y la publicidad gubernamental en el marco de la simulación de la implementación, debe cumplir su misión de entregar al público información suficiente, veraz, ponderada y debidamente sustentada del estado real de la implementación a partir de la observancia estricta de los principios, objetivos e integralidad del Acuerdo de Paz.

Documento en PDF

Síguenos

Publicaciones de CEPDIPO

Proyecto de presupuesto 2021: El Acuerdo de Paz entre la desfinanciación y la continuidad de la simulación.

Recursos de la cooperación internacional para la implementación del Acuerdo de paz Fondo Colombia en Paz 2017-2019

Observaciones sobre la situación actual del Sistema Integrado de Información para el Posconflicto (SIIPO)

Una perspectiva territorial de la implementación sin reconocimiento y garantías del enfoque étnico

La “simulación contable” de la Implementación del Acuerdo de paz

Contadoras de Historias – Relatos de mujeres para no olvidar

Las propuestas mínimas de las FARC-EP en La Habana

Claves analíticas sobre el estado actual de la implementación

Los acuerdos son para cumplirlos

Estado General de la Implementación del Acuerdo de Paz en Colombia – En claroscuro

Entre la perfidia y la potencia transformadora

La implementación del Acuerdo de paz durante el gobierno de Iván Duque – Tendencia a la perfidia y simulación

De FARC-EP a FARC

La paz ausente

Recibe nuestras actualizaciones